Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Mª Victoria González Dávila: Cuando empecé a tomar decisiones me sentía culpable.

Aprendí a no anticiparme a las situaciones. No adelantarme ni prever nada. No preocuparme antes de tiempo.

 

Cuéntanos por qué llegaste a Cuidadanas.

A través de la Casa de la Mujer de mi zona. Me llamaba la atención el temario y me pillaba cerca de mi casa.

¿Qué te animó a venir?

Aprender a cuidarme y colaborar compartiendo mi experiencia.

¿Qué has cambiado en tu vida para situarte también en el centro de tu cuidado?

Me volcaba mucho en cuidar. Me dejaba a mí misma de lado hasta que caí enferma. Cuando no podía más, me di cuenta. No podía tirar más de todo y pedí ayuda.

¿Cuáles consideras tus logros más destacados? 

Tener más tiempo. Estar bien incluso cuando seguía cuidando a mi padre. Estar bien física y emocionalmente. Si no estás bien no puedes decidir. Entonces, aprendí a no anticiparme a las situaciones. No adelantarme ni prever nada. No preocuparme antes de tiempo.

Hablemos de dificultades… ¿Qué obstáculos te has encontrado en este camino?

Cuando empecé a tomar decisiones me sentía culpable. Me preguntaba todo el rato si la persona que estaba cuidando se encontraría bien.

Y ahora, ¿Qué retos te has planteado?

Yo ya me he cuidado, pero sigo poniendo a otras personas por delante de mis intereses. Es algo en lo que todavía estoy trabajando.

¿Qué le dirías a una mujer cuidadora, en una situación parecida a la que tú tenías?

Que vaya a los talleres, y que pida ayuda. A mí me vino muy bien.

 

Desde Fundación Mujeres y Cuidadanas, queremos agradecer a la/s entrevistada/s su colaboración y participación y animar a más mujeres como ella a seguir luchando por sus motivaciones personales, sociales y laborales para conseguir los logros que se propongan.

Esta actividad está financiada por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030

Correo electrónico: cuidadanas@fundacionmujeres.es

Teléfono: 915 912 420